No cambiar de plan o de fondo, un error que cometen la mayoría de españoles

No cambiar de plan o de fondo, un error que cometen la mayoría de españoles

No hay mal que 100 años dure, ni plan de pensiones que lo soporte. Sin embargo buena parte de los españoles mantendrá el plan de pensiones o el fondo de inversión que contrató contra viento y marea, pierda o gane. El resultado, como es lógico, casi nunca es el mejor.

En muchos casos se trata de simple desconocimiento. Según un informe de ING Direct, un 21% de los españoles no sabe qué tipo de plan tiene contratado y un 68% desconoce la rentabilidad que ha obtenido el último año. Este mismo estudio apunta a que un 20% directamente no sabe que puede traspasar su plan de pensiones dentro de la misma entidad y otro 20% cree que sí, pero con penalizaciones. Cuando se trata del cambio a otra entidad la cosa es peor, porque el 44% cree que existe penalización y sólo un 37% es consciente de que su banco no puede oponerse ni cobrar por el traspaso.

Al final, todas estas inquietudes se traducen en que sólo un 26% ha traspasado su plan de pensiones a otra entidad y apenas un 20% lo ha hecho dentro de la misma. En otras palabras, los españoles somos demasiado fieles a lo que contratamos y además no hacemos un seguimiento de su evolución.

Esto que puede parecer Baladí para el ahorrador novel es uno de los pilares de la gestión de carteras de inversión. El motivo es que la forma de invertir debe evolucionar con la edad del inversor. Al igual que tus prioridades cambian a lo largo de tu vida, también debería hacerlo la forma en la que gestionas tu dinero.

Como explica José Manual García Rolán en sus cinco claves para gestionar mejor tu plan de pensiones “debemos tener muy presente el horizonte temporal para jubilarnos”. Y es que el riesgo que se puede asumir con 20 años no es el mismo que con 40 años y mucho menos con 65 años. En términos generales, cuanto mayor sea el horizonte de inversión, más riesgo se podrá asumir porque el tiempo sirve para mitigar los efectos de la volatilidad.

García Rolán explica que “si mi horizonte temporal es de más de 10 años, mi principal prioridad será la rentabilidad”, mientras que “si mi horizonte es de menos de dos años, mi prioridad es conservar el capital”. Lo que ocurre en realidad es que conforme se acerca el momento de recuperar el dinero, da igual que se trate de un plan de pensiones o un fondo, lo que importa es proteger el capital, no perder todo lo que se ha logrado hasta ese momento por arriesgar demasiado. Sólo tienes que pensar en que necesitarás ese dinero en un plazo de 5 años, por lo que asumirás que tu rentabilidad es menor a cambio de la seguridad de que mantendrás el principal de la inversión.

“La teoría dice que se deben ir reduciendo el riesgo de la cartera de planes de pensiones a medida que el cliente se acerca a la jubilación, desde un 100% en renta variable cuando el cliente es  joven y tiene toda la vida laboral por delante, hasta 0% cuando el cliente está a punto de jubilarse y no puede perder ni un solo céntimo” explica el asesor Francisco Uriarte.

Todo esto choca frontalmente con la idea de mantener un solo plan de pensiones o fondo de inversión durante muchos años. Y es que no hay producto que se adapte al perfil arriesgado que se supone que debes tener cuando contrataste el plan y al más conservador que tendrás conforme pasen los años –los fondos indexados y las carteras del tipo boglehead son la excepción-.

En el caso de los planes de pensiones hay que recordar que el traspaso del plan de pensiones no está penalizado ni conlleva el cobro de comisiones, por lo que saltar de uno a otro cuando éste sufre pérdidas te ayudará a maximizar las ganancias. En el caso de los fondos sí que hay comisiones, pero al estar la fiscalidad diferida también es una opción interesante. Por eso mismo, si no has repasado tu plan de pensiones en el último año, hazlo ahora para ver cómo marcha.

Qué valorar al cambiar un plan

Cuando te decidas a cambiar de plan de pensiones hazlo por los motivos adecuados. Todavía hay un 15% de ahorradores que traspasa sus ahorros sólo porque se cambia de entidad, aunque por fortuna la mayoría (un 37%) lo hace porque le ofrecieron mejores condiciones y un 16% porque no estaba satisfecho con la rentabilidad del plan.

A la hora de valorar un cambio del plan de pensiones hay que estudiar tres aspectos:

  • La rentabilidad que ofrece el nuevo producto.
  • Su evolución histórica, ya que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras pero ayudan a ver cómo se comporta un plan en diferentes momentos de mercado.
  • Las comisiones de gestión que nos cobrará el plan.

Lo que no debería ser un elemento decisivo es el regalo o incentivo por el traspaso. La mayoría de bancos cuentan con programas de captación de nuevos clientes con ofertas que van desde el regalo de ordenadores, televisores y Tablet PC pasando por la clásica vajilla hasta dinero en metálico como un porcentaje del dinero traspasado.

Hay que tener cuidado con estas ofertas, incluso con la del dinero en efectivo. Y es que todas implican un compromiso de permanencia –la norma suele estar en los dos años- y limitan los planes que se pueden contratar. Además, no te olvides que tendrás que pagar impuestos por ese dinero.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablan de nosotros:
Intereconomia_TV.minlavanguardia2invertia1Estrategiasdeinversion2Fundspeople