Perspectivas Semanales

Perspectivas Semanales

Empezamos el segundo cuatrimestre del año con cierta calma en los mercados, dejando atrás unas semanas de fuerte volatilidad. Mantener las posiciones y no reducir el riesgo ha servido para recuperar las caídas del primer trimestre. Seguimos considerando que el ritmo de crecimiento global es bueno, a pesar de que el ritmo se ha ralentizado levemente, los datos macroeconómicos siguen siendo positivos. Los riesgos e incertidumbres que provocaron la bajada de los mercados en febrero y marzo se han reducido, así que el escenario para los mercados bursátiles ha mejorado.

Uno de los principales focos de tensión del primer trimestre que todavía sigue latente es la posible guerra comercial entre Estados Unidos y la China. Han empezado las negociaciones para tratar de reducir el déficit comercial que tiene EEUU con el gigante asiático. Fuentes del gobierno de China informan que se ha ofrecido a EEUU medidas para reducir en $200.000 millones el déficit comercial entre ambos países. Ya se ha hecho material la retirada de impuestos a las importaciones de EEUU de sorgo, un cereal muy utilizado como pienso para ganado. A parte de China, EEUU también amenazó a Europa con la imposición de aranceles sobre el aluminio y el cobre, desde Bruselas se ofrece a negociar (el punto más destacado es la mejora de la entrada de coches estadounidenses al mercado europeo) a cambio de que las empresas europeas puedan optar a la contratación pública en EEUU. Consideramos que esta situación podrá aportar nuevos momentos de volatilidad en los mercados, pero a la práctica no provocará un cambio en el ciclo económico, a ningún país le interesa.

Otro de los focos de tensión geopolítica más destacados es la reunión entre Estados Unidos y Corea del Norte. Por el momento hay una histórica reunión programada el próximo 12 de junio, pero los constantes ejercicios militares y la amenaza del uso de armas nucleares no sirven para allanar el camino hacia un escenario más relajado. Las recientes declaraciones de Trump de atacar a Corea del Norte tampoco. Los mercados pueden acusar esta situación como excusa para la recogida de beneficios, veremos cómo avanza.

La desaceleración en el nivel de inflación dentro de la Zona Euro, al igual que en Japón, obligó a las juntas directivas de ambos bancos a mantener su política monetaria inalterable. La apreciación del dólar, el incremento en la cotización del barril de petróleo y una reducción en la productividad de sus sectores de mayor interés, ha generado un cambio en el programa de compra de deuda de ambas economías, al anunciar una ampliación del eje temporal establecido para el desmonte de dicho programa, ya que su principal objetivo es conseguir niveles de inflación cercanos al 2% que sigan ayudando a la reactivación de la economía, factor que parce no cumplirse de acuerdo con los resultados obtenidos a comienzos del segundo trimestre del presente año. Estos efectos vienen precedidos por la política monetaria de los Estados Unidos, cuyo propósito está en aumentar de manera progresiva los tipos de interés, con el fin de controlar el nivel de inflación actual del 2,5% con lo cual se prevé que para este mes de junio los tipos estén alrededor del 2%. Esta decisión sigue causando distorsiones en economías demasiado dependientes del dólar como son Argentina y Turquía, cuya exposición frente al dólar es muy elevada, generando un desplome de su valor adquisitivo en su moneda local y un aumento exponencial en los precios de los activos y por consiguiente en el nivel de deuda con el extranjero, esto podría afectar el crecimiento económico mundial obtenido en el transcurso de 2017 que llego a cerrar alrededor del 3%. Además una subida de tipos en EEUU siempre conllevará la atracción de flujos internacionales de capitales, especialmente desde economías emergentes con divisas más frágiles, hacia EEUU. Dinámica que deprecia cada vez más el valor de estas divisas emergentes. Por ello deberemos prestar especial atención al desarrollo de este riesgo, no por pensar que se produzca una segunda crisis como la de los “Tigres Asiáticos” en el año 97/98, pero si para analizar hasta qué punto nos acercamos a ella.

Otro factor a considerar dentro de la economía europea es la situación política de Italia, hay que recordar que es la tercera economía más grande de la Eurozona y que su nivel de deuda se posiciona en segundo lugar después de Grecia. El dictamen final estará determinado por la consolidación de un gobierno en Italia, liderado por el partido de izquierda 5 estrellas, que ha abierto las puertas al diálogo con el partido de derecha Liga Norte. Después del anuncio del presidente de 5 estrellas Luigi Di Maio, donde reivindicó su posición sobre la posible salida de Italia de la Unión Europea y dejar atrás el uso del euro como moneda nacional, se ha incrementado las tensiones comerciales y economías. En el transcurso de las últimas semanas el comité económico italiano presentó una solitud al BCE para obtener una condonación de la deuda italiana por un valor total de €250.000 millones, esto significaría una reducción del ratio entre deuda y PIB de la zona euro; que actualmente se encuentra en el 130%, reduciéndolo en un 10%. Estas declaraciones ya han tenido un efecto directo sobre los mercados financieros en donde la rentabilidad de los bonos italianos se encuentra sobre el 2,1%, adicionalmente la banca espera que con estas negociaciones con el BCE se relaje la normativa bancaria y se ofrezcan ayudas y garantías a un sector ya de por si castigado en los últimos años y que ha representado en varias ocasiones un comportamiento desfavorable. El panorama político italiano sigue siendo incierto, aunque este escenario se repite en muy a menudo cuando se celebran elecciones.

En definitiva, enfilamos el final del primer semestre donde hemos visto situaciones muy distintas. En la segunda mitad del año esperamos una situación similar. En los posibles momentos de incremento de volatilidad, debemos mantener la calma y analizar las razones de esta situación, si en el mes de febrero o marzo con el incremento de tensión en los mercados se hubieran retirado las posiciones en renta variable, ahora las carteras mantendrían números rojos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Robert-Casajuana

Autor:
Robert Casajuana

Patrimonio de clientes: 78 millones de euros

Este asesor tiene una valoración de 4.00 sobre 5 (23 valoraciones)

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablan de nosotros:
Intereconomia_TV.minlavanguardia2invertia1Estrategiasdeinversion2Fundspeople