¿Puedo perder el dinero que tengo en depósito?

Últimamente estoy un poco nervioso, tengo un depósito con mi banco, ellos insisten en que no lo voy a perder pero con todas las triquiñuelas de preferentes y demás no me fío por ello que me aclarasen si puedo perder el dinero que tengo en depósitos bancarios

respuesta del asesor

Es muy básico, que usted comprenda que tiene que comprender todo lo que firma, y no precipitarse nunca a la hora de decidirse por un determinado producto, valorar los riesgos que incurre a la hora de contratar un producto, le ayudará a descansar por las noches.

Si usted lo que tiene contratado es un depósito, o un plazo fijo, puede estar tranquilo, ya que se trata de un producto marcadamente conservador, dónde usted incluso conoce la rentabilidad que cobrará a priori de cumplir con las condiciones de permanencia estipuladas en el contrato.

Los depósitos tienen la ventaja de ser productos con la máxima liquidez, ya que se pueden rescatar en el mismo día que se desee, y de la máxima seguridad ya que están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

El riesgo que usted adquiere al invertir en depósitos, se podría denominar como bancario, riesgo de que la entidad bancaria en cuestión entrara en liquidación. En tal caso, la ley garantiza la recuperación de 100.000 € por persona y/o entidad, por ejemplo en caso de que usted y su mujer atesoraran 200.000 € al 50%, en esa hipotética entidad en quiebra tendrían garantizados 100.000 € por persona garantizados (entre ambos los 200.000 €).

Sin embargo, desde mi punto de vista es una situación muy difícil de que ocurra, ya que la tendencia generalizada ha sido que las entidades más sanas adquieran a las que se encuentran con mayores problemas (fusión fría), además la desconfianza que produciría entre los españoles, se acabaría volviendo en contra de otras entidades y constituiría una verdadera quimera para el sistema financiero español.

Sin embargo, las participaciones preferentes representan un extremo totalmente opuesto a los depósitos. Ya que son activos financieros, aptos para los inversores profesionales y muy arriesgados. Antes de que usted contrate éste tipo de productos la normativa europea establece la obligación ineludible de las entidades de crédito de efectuar “test de idoneidad” y “test de conveniencia” a los clientes antes de que estos suscriban productos de inversión de un nivel tan alto de complejidad.

Para empezar, es importante resaltar que las preferentes son un producto financiero con vencimiento perpetuo o ilimitado, mientras que los depósitos suelen realizarse a plazos no superiores a tres o cinco años.

La rentabilidad de las preferentes, no es conocida a priori y está circunscrita a que la entidad reparta beneficios.

En caso de que usted quiera rescatar su inversión en preferentes, puede observar cómo le pueden ofrecer en el mercado secundario, precios bastante más bajos de los que usted pagó para adquirir dicho producto, en función del emisor y los mercados financieros. Por lo tanto, su liquidez es muy limitada, al contrario que los depósitos.

Además, el valor de las acciones preferentes no se encuentra protegido por ningún fondo de garantía.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Autor:
José Manuel García Rolán

Patrimonio de clientes: 102 millones de euros

Este asesor tiene una valoración de 4.28 sobre 5 (50 valoraciones)

Evaluación independiente

Averigua si tus ahorros están bien invertidos con un clic

¡Quiero saberlo ya!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablan de nosotros:
Intereconomia_TV.minlavanguardia2invertia1Estrategiasdeinversion2Fundspeople