Los depósitos me dan una rentabilidad muy baja. ¿Qué puedo hacer?

Actualmente tengo un par de depósitos contratados con mi banco de toda la vida, pero me dan una rentabilidad muy baja, en el banco me dijeron que es por la crisis y no sé si creerlo, ¿es posible que luego me dé un poco más? ¿Es mejor que busque alguna alternativa para invertir mi dinero? ¿Me saldría a cuenta?

respuesta del asesor

Viendo su interés por los depósitos, considero que es usted un ahorrador del tipo más conservador (no quiere ver reducida su rentabilidad a corto plazo a costa de aspirar a rentabilidades superiores), y que además prefiere poder tener la seguridad de disponer de sus inversiones en un plazo de dos años, e incluso inferior.

Una vez quedada atrás la guerra del pasivo que tuvo lugar en los primeros años de la crisis, dónde algunas entidades llegaron a ofrecer incluso depósitos a dos años con rentabilidad anual del 5% (año 2012). Dónde las entidades bancarias lanzaron sus mejores ofertas para resultar lo más atractivas posibles a los ahorradores que contaban con liquidez, necesitan aumentar su pasivo respecto al pasivo (ahorro respecto a deudas).

Respecto a los Depósitos, hoy en día sólo algunas entidades extranjeras (Banco Pichincha, ING Direct o Banco Mediolanum entre otras), ofrecen un interés superior al 1.75% TAE anual (lo recomendado por el Banco de España), ya que en muchos casos la rentabilidad de las entidades españolas pagan por estos productos es inferior al 1% TAE. Es más, la tendencia esperada es que se vaya reduciendo gradualmente el interés ofrecido por los depósitos.

Por ello, existe la creencia generalizada en el sector de que el ahorrador dispuesto a superar tales rentabilidades, tendrá que elevar también algo más el riesgo que está dispuesto a correr.

Respecto al efecto de la crisis en los depósitos, podemos constatar que durante los primeros años de la crisis se ofrecieron depósitos de más rentabilidad que los actuales. Aunque, la bajada histórica del precio del dinero al 0,25%, y las continuas llamadas a la calma del Banco de España han frenado esta tendencia de extra rentabilidad en los depósitos.

Usted me dice que “los depósitos me dan una rentabilidad muy baja“. Aquí tiene dos alternativas que podría tener a los Depósitos son:

  1. Fondos Garantizados, que ofrecen el 100% del capital a vencimiento con la garantía de un tercero y ofrecen además rentabilidad en función de un determinado índice o valor. Sin embargo, cobran unas comisiones muy elevadas y sólo logran reflejar la rentabilidad de un índice o valor, parcialmente (No el potencial que pueden ofrecer otros productos financieros). Además, nada adecuados si usted cree que puede ser necesario retirar el dinero antes del período pactado (suelen rondar en torno a los tres años). Personalmente, tampoco los recomendaría ante la situación actual de tipos de interés a la baja.
  2. Fondos Monetarios, desde mi punto de vista una opción más adecuada a los anteriores y con seguridad y rentabilidades más cercanas a los depósitos convencionales. Sin embargo, la principal diferencia con los depósitos es que no aseguran una rentabilidad conocida de antemano (aunque suelen tener una rentabilidad en torno al 1%). Respecto a la liquidez, mejoran a los depósitos ya que se puede recuperar la inversión en cualquier momento al valor liquidativo del día que se realice el reembolso, además no suelen tener comisiones de reembolso y usted no perderá la penalización de los intereses que suelen cobrar los bancos al cancelar anticipadamente sus depósitos. Por último, añadir que sería extremadamente difícil que estos fondos entraran en rentabilidad negativa, ya que invierten en deuda de máxima calidad y diversifican sus inversiones.

Si aún así, usted decide seguir con los depósitos ya que generan una rentabilidad conocida a priori. Le recomiendo: evitar penalizaciones por cancelación, buscar los plazos más rentables y más se adecuen a sus necesidades y capacidades, comparar los depósitos más rentables e intentar negociar en su entidad un interés superior, haciendo uso de su poder de negociación. Sin olvidar, que la mayor parte de las veces a los nuevos clientes se les suele ofrecer mayores rentabilidades.

Por último le recomendaría ahorrar entre un 10-20% de sus ingresos totales, a medio y largo plazo (una vez cubiertas las necesidades a corto). A través de Fondos de Inversión o Planes de Pensiones, eso sí conociendo previamente las consecuencias y riesgos, y exigiendo un estudio de su situación personal y/o financiera.

Los tipos de interés ofrecidos por las Entidades Financieras, aumentarán a medida que mejore la situación económica. Aunque para que suceda, desde mi punto de vista tendrá que transcurrir un largo período de tiempo.

respuesta del asesorJosé Manuel García Rolán

El depósito bancario es el producto de ahorro más conocido y usado por el pequeño ahorrador. Es un producto que permite conocer de antemano la rentabilidad, duración y la ventanas de liquidez. Además, sabemos que nuestro capital está garantizado a vencimiento y durante toda la vida del producto por el Fondo de Garantía de Deposito que cubre hasta un capital máximo por titular y cuenta de 100 000 € . La fiscalidad no es la más favorable si la comparamos con otros instrumentos financieros, esto se debe a que no podemos elegir ni posponer el momento de tributar, el pago de las plusvalías queda prefijado de antemano y una vez que pagan los intereses, tributan al tipo de interés que corresponda (rendimientos de capital mobiliario, que actualmente están grabados con un tipo ascendente del 21% los 6.000 primeros €, al 25% los 18.000 € siguientes y al 27% todos los rendimientos que superen esa cantidad). En resumen, tanto si la persona necesita o no el dinero en ese momento, siempre
esta obligada tributar cuando la pagan intereses perdiendo el coste oportunidad que supondría invertir de nuevo el importe de esos impuestos pagados.

Para el ahorro a medio y largo plazo hay instrumentos financieros que tienen mejor tratamiento fiscal y permiten una mayor diversificación, no hay que olvidar que un deposito forma parte del pasivo del banco y es el banco quien decide donde y cuando invertirlo. Para la elección del instrumento financiero adecuado lo primero es conocer su perfil inversor (situación económica, personal, capacidad de ahorro, etc), objetivos personales, financieros y el horizonte temporal que disponemos para cumplirlos.

Existen varios instrumentos mejores para el ahorro medio y largo plazo, los más recomendables:

  • Fondos de inversión: son instrumentos de inversión mediante los cuales, una pluralidad de inversores aportan parte de su patrimonio a un fondo común, con el fin de obtener una determinada rentabilidad y una entidad gestora formada por profesionales se ocupa de invertirlo (cobrando comisiones por ello). Lo invierten en una serie de activos como pueden ser acciones, títulos de renta fija, activos monetarios, derivados,… e incluso en otros fondos de inversión. La entidad gestora siempre es independiente de la entidad depositaria. (véase también: Cómo elegir el mejor fondo de inversión)

Los fondos de inversión generalmente no requiere grandes cantidades de dinero, son fáciles de comprar y vender en un mismo día, en todo momento conocemos el valor de sus participaciones y nos permiten ajustar la cartera al perfil de riesgo de la persona (conservador, moderado y agresivo). Son instrumentos regulados, un fondo de inversión no puede hacer lo que quiera con el dinero de los participes, tiene que respetar las reglas marcadas por su propio reglamento de gestión, además la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) controla la actuación de la entidad gestora de los fondos de inversión y protege a los partícipes. Las principales ventajas frente a los depósitos:

  • Tratamiento fiscal: en los fondos de inversión se puede traspasar el dinero de un fondo de inversión a otro sin tributar lo que le permite diferir el pago a hacienda indefinidamente. Las plusvalías o minusvalías no son efectivas hasta que el importe invertido se hace liquido.
  • Diversificación: permite operar en distintos mercados, zonas geográficas, tipos de activos, formas de gestión, etc.
  • Seguridad: en un fondo de inversión compras participaciones y esas participaciones pase lo que pase con la entidad gestora son propiedad del participe y estarán valoradas a valor de mercado.
  • Liquidez: la liquidez de un fondo de inversión puede realizarse en cualquier momento.

Existen otros instrumentos que con la adecuada diversificación y adaptación al perfil inversor de la persona también pueden ser interesantes: carteras de acciones y de renta fija.

En resumen, hay instrumentos financieros más interesantes para el ahorro que los depósitos, lo importante es recibir el asesoramiento adecuada que nos ayude a seleccionar aquellos que se adapten mejor al perfil inversor, situación personal y objetivos económicos.

 

Puede ver también: ¿Fondos monetarios una alternativa a los depósitos?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Autor:
José Manuel García Rolán

Patrimonio de clientes: 102 millones de euros

Este asesor tiene una valoración de 4.28 sobre 5 (50 valoraciones)

Evaluación independiente

Averigua si tus ahorros están bien invertidos con un clic

¡Quiero saberlo ya!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablan de nosotros:
Intereconomia_TV.minlavanguardia2invertia1Estrategiasdeinversion2Fundspeople